Pollo rustido con coñac

Mi receta favorita cuando era pequeña era el pollo rustido con coñac que hacía mi madre los domingos. Mi hermana, al final, ya estaba aburrida de tanto comer lo mismo cada semana, pero a mí me encantaba, y siempre se lo pedía a mi madre. Es una de las ventajas de ser la pequeñaja de la familia que al final te consienten un poco.

pollo rustido

Por eso, fue la primera receta que quise aprender a cocinar cuando mi madre ya me vio lo suficientemente mayor como para aprender. La verdad, es que es una receta tan fácil que se aprende rápidamente, pero esas son las mejores, las que se cocinan casi solas y están de toma pan y moja.

Esta receta es un segundo plato, ideal para comer con una ensalada delante, o con patatas fritas (esa era mi opción favorita), y sobre todo con pan, porque la salsa está para chuparse los dedos.  Las mamas, no os preocupéis porque aunque lleva coñac el alcohol se evapora y no hay efectos no deseados en los niños. Yo soy abstemia y me harté de comer el pollo rustido con coñac, así que no envicia!

pollo rustido

Para que quede perfecto, lo ideal es cocinarlo en una rustidera, pero si no se tiene, no pasa nada, se puede hacer en cualquier cazuela que tengáis en casa. Pero os aseguro que esta receta de pollo rustido con coñac os encantará! Ya me diréis que os ha parecido!

VIDEORECETA – POLLO RUSTIDO CON COÑAC (RECETAS SEGUNDOS PLATOS FÁCILES):

Preparación del pollo rustido:

  1. En una cazuela, para mi las mejores son las metálicas finas, se pone el aceite, el tomate entero con piel, la cebolla y los dientes de ajo (con la piel). Y
  2. Cuando el aceite empiece a calentarse añadimos el pollo que previamente habremos salpimentado.
  3. Dejamos el pollo para que se vaya dorando. Tenemos que tener mucho cuidado para que no se nos dore mucho, lo suficiente para que tenga un bonito color castaño.
  4. Cuando veamos que los ajos, la cebolla y el tomate se han dorado un poco los retiramos a un plato. Y reservamos.
  5. Una vez tenemos el pollo dorado lo habremos ido retirando de la cazuela a medida que se ha ido dorando para añadir otras piezas. Lo volvemos a agregar a la cazuela, junto con el tomate, la cebolla y el ajo.
  6. En ese momento, agregamos un buen chorrito de coñac al gusto y lo dejamos unos minutos para que se evapore el alcohol.
  7. Cuando se ha evaporado el alcohol, se le pone agua hasta cubrir todo el pollo y se deja cocer hasta que esté la salsa espesa y reduzca.
  8. Finalmente, retiramos el tomate, la cebolla y los ajos, y los tiramos.
pollo rustido

A partir de ahí ya podemos servir el pollo rustidos con coñac acompañado de patatas gajo, por ejemplo, o lo que más os guste.

3 respuestas a “Pollo rustido con coñac”

  1. carmen jáuregui dice:

    Hola, la receta me parece estupenda pero
    tengo una duda, qué haremos con el tomate, la cebolla y los dientes de ajo? He leído la receta un par de veces y no he visto que hacer con estos ingredientes.
    Gracias. Saludos desde Guadalajara, México

    • laura dice:

      Holaaa!! El tomate, la cebolla y el ajo se tiran. Sólo sirven para aportar sabor. Pero si lo prefieres los puedes triturar y añadir para que se haga una salsita. Besitos!

  2. Ainara dice:

    Un aporte muy interesante. Gracias por la ilustración. Reciba un cordial saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *