Pudin de bollería casero

Ayudame compartiendo mis recetas:

Que hacer con los restos de bollería que rondan por la cocina? Muchas veces nos quedan restos de magdalenas, melindros, bizcochos, etc, que se han quedado resecos. Y bien podemos mojarlos en leche, comerlos secos o hacer un riquísimo postre como este pudin de bollería casero.

Receta de pudin de bollería casero

En casa cuando nos quedan restos, no me lo pienso dos veces y preparo esta receta. El sabor varía cada vez, dependiendo del tipo de bollería que usemos. Y eso, para mi lo hace particularmente interesante. Unas veces puede ser más chocolateado y otras veces menos. O con más sabor a magdalenas o a ensaimadas, pero el pudin es una receta de aprovechamiento perfecta para eso momentos.

Puedes hacer el caramelo casero, pero usar caramelo líquido comprado también es una opción deliciosa y que nos ahorrará mucho tiempo de preparación y riesgos. Porque aunque hacer caramelo para el pudin de bollería no tiene mucha complicación, si que podemos quemarnos con él, cuando no es absolutamente necesario usarlo.

Receta de pudin de bollería casero

Si el pudin también es de tus recetas favoritas en el blog encontrarás la receta del pudin de pan y chocolate o la de panettone, para aprovechar los restos del panettone navideño. En cualquier caso, las recetas de aprovechamiento como esta son perfectas para no tirar nada. Una forma ideal de economizar que nuestras familia agradecerá, y mucho!

VIDEORECETA – PUDIN DE BOLLERÍA CASERO (RECETA FÁCIL):

Preparación del pudin:

  1. Empezamos cortando los restos de bollería en trozos pequeños para que sea más fácil integrarlos.
  2. Seguidamente, depositamos los trozos de bollería en un bol y los bañamos con la leche y dejamos que se remojen durante 10 minutos.
  3. Pasado el tiempo, añadimos a los restos remojados el resto de los ingredientes, excepto el caramelo líquido.
  4. Trituramos con la batidora de mano hasta que nos quede una mezcla cremosa y homogénea. Reservamos.

Preparación final y presentación del pudin de bollería:

  1. Repartimos el caramelo líquido por toda la base del molde que vamos a usar.
  2. Con cuidado vertemos la crema del pudin procurando que quede bien repartida. Y que el caramelo no se mueva en exceso al verter la crema.
  3. Colocamos el molde en una bandeja del horno con agua caliente que cubra hasta la mitad del molde.
  4. Metemos en el horno, previamente, precalentado a 180ºC durante 45-60 minutos (calor arriba y abajo). Recordad que cada horno es un mundo, y el nuestro puede necesitar más o menos tiempo para hacerse. A partir de los 45 minutos debemos ir mirando y pinchando con un palillo.
  5. Pasado el tiempo, sacamos del horno, con cuidado retiramos de la bandeja con agua y dejamos enfriar. Primero a temperatura ambiente y después mínimo 1 hora en el frigorífico para que acabe de cuajar.
  6. Sacamos del frigorífico, pasamos un cuchillo por todo el borde el pudin para que se despegue de los costados.
  7. Colocamos una plato o bandeja encima y le damos a vuelta para desmoldarlo.

Y ya tenemos el pudin de bollería listo para disfrutar!

Trucos para que el pudin de aprovechamiento quede perfecto:

  • Si no queremos que nos quede la parte de arriba al cocerlo dura, se puede tapar con un papel de aluminio.
  • Podemos usar el tipo de bollería que más nos guste, incluso hojaldre y así tendrá un sabor diferente cada vez.
  • Se puede sustituir el cacao por una cucharadita de café.
  • El tamaño del molde usado es de 30x12x8 cm, si queréis que os quede un poco más alto se puede usar un molde un poco más pequeño (pero puede variar el tiempo de cocción).
  • Podéis comprar un molde como este aquí y cualquier de los utensilios que uso normalmente en mis recetas PINCHADO AQUÍ.
Receta de pudin de bollería casero

Os ha gustado esta receta? queréis más de este tipo? O bien tenéis alguna duda sobre esta receta o cualquier otra del blog? Podéis usar la cajita de comentarios para hacerla. Responderé lo más pronto posible!!

Ayudame compartiendo mis recetas:

Una respuesta a “Pudin de bollería casero”

  1. Muy buena y sabrosa forma de aprovechar el pan de días pasados. En tiempo de invierno mi Mamá nos hacia con pan duro un atole muy sabroso que lo tomábamos en el desayuno o la cena con mucho gusto pues hacia mucho frío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *